marketing-cambio-evolución-sara-lorenzo

Marketing como responsable del cambio y la evolución

El Marketing  es el responsable del cambio y la evolución. Cuando empezó la era digital, webs, blogs, etc. comenzaron a captar la atención de los lectores. El periódico tuvo que poner a funcionar un plan de acción para adaptarse a la actualidad. El Marketing marcará directrices, planes y estrategias para conseguir del problema una solución, crear esa evolución que necesitamos. Empresas más grandes tienen departamentos de I+D, Marketing y Ventas, etc. en la que sólo se dedican a ello, para adelantarse al problema y también adelantarse a la competencia. Evolución continua y aprendizaje constante.

Cuando esto ocurre podemos poner en marcha procesos que nos ayuden a generar el cambio. Muchas empresas crean reuniones de Brainstorming, en la que en 30 min se generan posibilidades creativas e ingeniosas que nos ayuden con el plan de marketing estratégico. El Brainstorming nos ayudará a poner en situación nuestra situación actual en la empresa y fijar nuestros objetivos:

SITUACIÓN ACTUAL-PROBLEMAS PROPIOS Y EXTERNOS-OBEJTIVOS FIJADOS-METODOLOGÍA A SEGUIR-PLAN DE ACCIÓN

¿Cómo se puede seguir generando el mismo ingreso? Debemos ver el problema desde una posición exterior, con distancia. Lo que debemos tener siempre en mente es que hay situaciones que vienen para quedarse. Por lo que debemos estudiar el problema o el cambio y hacer un análisis DAFO (Debilidades-Amenazas-Fortalezas-Oportunidades). De aquí tendremos que obtener una de las soluciones posibles para adaptar nuestra empresa a la actualidad.

El Marketing nos aporta lo que necesitamos, hace por nosotros lo que nosotros como empresa queremos conseguir, crear un cambio. Nos conecta con las personas, los clientes, los futuros clientes, los consumidores y los clientes objetivo.

Algo que también debemos tener en cuenta, es que tenemos que pensar en el mayor número de posibilidades posibles. Un ejemplo: vivimos en la era digital, pero debido a que ha ido demasiado rápido, las personas han sufrido una sobrecarga de información, por lo que una parte de nosotros está volviendo a no usar los medios sociales, la televisión y está decidiendo no querer tener ningún tipo de publicidad. Para todas estas personas, ¿cómo podemos llegar? No caemos en la cuenta que sólo unos años aquí existe la tecnología, pero antes de que esto sucediera los comercios y las ventas funcionaban.

El boca a boca nunca se ha perdido, y lo estamos dejando pasar, el contacto con las personas, los contactos entre proveedores, las conversaciones entre comerciantes. Esto genera una conexión y una conversación. En la vida social nos sentimos siempre más cómodos cuando tenemos una conversación, cercana, fluida y que nos aporta valor. Por ejemplo, las entrevistas nos incomodan porque son frías y en pocos minutos tienes que contar tu experiencia, incluso hay veces que puede llegar a ser como relatar un listado. En entrevistas de trabajo puede funcionar…en venta NO.

Lo mismo está pasando con las marcas, ya sea una multinacional o una pequeña empresa. Si expresas tu marca de manera monótona no generas conversación, generas un incómodo monólogo.

Algunas de las preguntas que podemos plantear para averiguar cómo llegar de manera más cercana: ¿Dónde pasa su tiempo libre? ¿Cuál es su ocio? ¿Cuál es su trabajo? ¿Dónde se relaciona con más gente de su sector?

Todas estas preguntas son básicas, ¿para qué? para saber identificar cómo llegar hasta ellos/ellas. Nunca de manera intrusiva o agresiva. Querrán estar informados de igual manera, pero nunca sobreexpuestos a demasiada información.

Una de las formas más suaves de tener toma de contacto con las personas y posibles clientes, puede ser en mercados, en ferias o reuniones de alta concentración, congresos… Saben que están expuestos a información y están abiertos a recibir información. No hay bloqueo por su parte para recibir todo lo que le tenemos que contar. ¡Ojo! hay que tener en cuenta que están en su tiempo libre, su tiempo de ocio, podrán escucharte si les interesa, si no  puede que les acabes molestando y asocie tu marca a algo incómodo o molestoso. Debemos crear experiencia, aunque solo sea visual, 3 segundos para captar su atención inicial, 5 segundos para que se detenga y 7 segundos en total para que dé el paso a conocernos más en profundidad.

Aunque suene frío nuestro contacto con el cliente consta de segundos que irán en aumento si trabajamos bien nuestro Marketing. Ahora la pregunta es: entonces, ¿el Marketing ayuda o no?

You may also like